Archivo Mensual: noviembre 2018

El cristal mas seguro de lo que parece

Los productos de cerrajería están hechos para resistir a fuerza y son fabricados de materiales de alta resistencia como el hierro o el acero. Pero como el cristal o el vidrio puede formar parte de una barrera siendo tan débil. Pues la verdad es que no es tan débil como parece. El vidrio hoy en día se fabrica para que bloquee el ruido, la temperatura, aguante efectos de fuerza e impida el paso de los proyectiles.

Estas laminas de vidrios generalmente son costosos,  pero son eficaces para resguardar un espacio de ataques de intrusión a la propiedad privada, porque pueden combinarse con productos de seguridad y obtener por medio de sensores información de personas en las adyacencias, si tocan algunas ventana, obtener huellas, la variación en la temperatura

Las personas que prefieren tener sus espacios visualmente abiertos, optaran por el usos de puertas, paredes y ventanas de vidrios, pero estos no significa que deben renunciar a ala seguridad y la protección contra lo ladrones. La cerrajería moderna ofrece a las personas la alternativas de combinar cerraduras de lata seguridad en puertas y paredes de cristales. Pero efectivamente deben ser trabajos encomendados a cerrajeros barbera del valles profesionales.

Sentido de la libertad

Las infraestructuras modernas son cada vez mas estéticas, refinadas y sofisticadas. La cerrajería y los asuntos de la seguridad física deben estar a la vanguardia de los proyectos. Las laminas de vidrios tienen diferentes especificaciones y los proveedores suelen ser muy profesionales en la instalación de este tipo de material.

Existen fabricantes de cerrajería especifica para este tipo de material. Su resistencia a la fuerza y al tiempo, son indispensables, ya que de no tener la calidad debida podrían hacer que colapse toda la hoja de la puerta o la ventana, que obviamente no es lo mismo que si se tratara de piezas metálicas, plástico o madera.

La seguridad general de un espacio con paredes o puertas de cristales, no usa mecanismo tradicionales están en condiciones de seguridad muy distintas, que dan la impresión de desvalido pero en realidad están siendo monitoreadas sin ser percibidos.

Sensores de rotura

Uno de los aliados para este tipo de sistema de seguridad además de las cerraduras modernas, son los sensores que detectan la intrusión o la rotura en cualquier punto de los linderos de la propiedad. Una mano en un área resguardada, activaran las alarmas de inmediato. Sin necesidad de que hayan rejas, ni hormigón ni guardias, un espacio de cristal puede ser un sitio seguro.

 

Efecto reflectante

La entrada de luz,  la poca privacidad es una condición en espacios de este tipo. Es frecuente en estructuras de embajadas, museos, aeropuertos, hospitales, psiquiátricos, centros comerciales, bancos y oficinas de correo, que contradictoriamente son ambientes donde la seguridad y la protección debe ser máxima, se prefiere el uso de laminas de cristales o vidrios, con productos de cerrajería modernos y productos a la vanguardia de los tiempos.

Todo debe verse, debe ser transparente, iluminada sin espacios para lo oculto u oscuro, de este modo también se asigna un nivele de seguridad elevado.

Conoce la seguridad de tu casa y hazte responsable de su mantenimiento

El mantenimiento de la seguridad de tu casa es solo tu responsabilidad, y es que aunque hayas dejado esto en manos de los cerrajeros profesionales, debes entender que eres tu el que debes estar pendiente.

Es por ello que tampoco es bueno dar por sentado que una vez que contratas cerrajeros profesionales como https://cerrajerosmolletdelvalles.org.es/, estos se harán cargo de todo, y es que lo hacen siempre y cuando tú les digas que lo hagan y les pagues por ello.

Pero para saber si algo anda mal, debes poner atención en los detalles, en esas pequeñas señales que quizás otros ignoran, pero que tu, por ser el dueño del bien, y conocer todo sobre ella, entonces sabes cuándo lago no es normal o si.

De manera que hay que estar al pendiente de situaciones irregulares y saber que hay que hacer revisiones inmediatas, porque tú y solo tú, eres el responsable de la seguridad de tus bienes, y esto incluye todos los elementos de seguridad que puedas tener.

 

Propietarios que se olvidan de seguridad una vez que los profesionales han hecho un gran trabajo

Puede ser que tú seas del tipo de propietario que afirma que él nada tiene que ver con la seguridad de sus bienes, porque para ello ha invertido mucho dinero en esto.

Y es que no está mal que hayas hecho lo de la inversión, pero a lo que me refiero es al hecho de que la seguridad no es permanente, y que la misma necesita de mantenimiento preventivo, y correctivo, una vez que las fallas han ocurrido.

Y es que no pretenderás que porque has pagado una fuerte suma de dinero en seguridad, y que además porque tengas seguridad  moderna, novedosa, que recién acabas de instalar, no se pudieran presentar algunas situaciones en referencia a la seguridad.

 

Planifica con éxito los mantenimientos de tus elementos de seguridad

Es cierto que no todos los elementos de seguridad necesitan mantenimiento, y que no todos la necesitan al mismo tiempo, pero siempre es mejor prevenir que lamentar, así que la recomendación de los expertos es que hagas revisiones preventivas al menos dos veces por año.

No hay que dejar que los elementos de seguridad presenten averías para que tú empieces a preocuparte por su integridad, de manera que no solo puedes planificar tu mantenimientos preventivos, sino que también, cada vez que percibas alguna eventualidad, entonces debes llamar de inmediato al profesional de la seguridad para así estar confiados.

Porque cuando un elemento de seguridad empieza a tener fallas, y esto no es corregido a tiempo, las consecuencias pueden ser catastróficas, y no solo en referencia al riesgo que se corre por no tener seguridad, sino también en cuanto al dinero, ya que una vez que un elemento de seguridad se avería pro completo, quizás ya no haya solución en la reparación, sino en la sustitución del elemento de seguridad como tal.