Viviendas

El drama de la ocupación de viviendas

¿Cómo garantizar la inviolabilidad al domicilio?

puertas ocupas vivienda

Los derechos humanos son todas aquellas condiciones que nos permiten llevar una vida moral y en armonía con la sociedad. Muchas veces al el mismo derecho se vuelve un deber, debido a que de uno faltar estos derechos podríamos estar perjudicando el libre desarrollo de al quien más.

Las empresas que se contratan para hacer abrir domicilios ocupados como son por ejemplo: www.cerrajeros-24h.barcelona y cerrajerossants.net  y que pueden abrir las puertas, a veces se encuentran con verdaderos dramas y problemas asociados a esas viviendas y en numerosas ocasiones se niegan a realizar la apertura del piso si no se claro el destino de la persona después de la actuación

Uno de los derechos humanos que se hacen más difíciles de cumplir es el de la inviolabilidad del domicilio pues mediante este, nadie puede entrar en nuestra casa sin autorización, pero sabemos que a muchos les da igual lo que diga la regla.

Cada día aumentan los casos de intrusión en casas casa por parte de ladrones y eso vulnera nuestro derecho, es hecho, es por eso que la entrada no autorizada a casa es penada por la ley.

alternativas a la okupación

La verdad es que no solo se viola el derecho a la inviolabilidad de nuestro domicilio sino que ademas se viola el derecho a nuestra propiedad privada y a estar seguros. Aunque incluso con el conocimiento de esto los robos siguen ocurriendo.

Resulta absurdo pedirle respeto a una persona que vive de violarlos, y la verdad es que, confiar en la acción policial tampoco tiene mucho sentido; ellos no van a estar frente a nuestra casa todo el día para garantizar ese derecho.

Es en estos casos que uno toma el derechos manos y se convierte en auto garante de que se gocen de dichos derechos, es allí cuando uno se comienza a interesar por la seguridad de nuestro hogar.

Al parecer, como tal, nadie más nos garantiza ningún derechos, somos nosotros mismos los que debemos pagar cerrajeros y cerraduras para que nuestra casa esté protegida y eso solo demuestra una falta de compromiso de las personas que vivimos en la sociedad y la vulnerabilidad ante los que ocupan la casa sin permiso.

Si los sistemas de los derechos humanos funcionaran, uno podría incluso vivir si puertas y la gente no entraría porque sabe que está violando el derecho del otro.

Para mí se trata de una cuestión de compromiso, pues si cada uno entendiese que los derechos humanos son normas para vivir mejor y la aplicásemos, no se vería tanta violación de los mismo. Ademas pasa otra cosa y es que a nadie se le pregunto que le parecían estos derechos humanos, es decir, quizá sea que la gente no apoya tantos derechos, recordemos que eso lo discuten los lideres de nuestros países y no se hace una votación popular.

No podemos culpar a nadie pues en cada uno de nosotros debe haber la consciencia de lo que está bien y lo que está mal, y según eso actuar.

Definitivamente, el derecho a la inviolabilidad no lo garantiza nadie, solo uno mismo al comparar sistemas que protegen las casas y cualquier propiedad que se tenga.