Equipos necesarios para vías de escape

Todas las grandes edificaciones como compañías, hospitales, colegios, edificios públicos, centros comerciales, requieren de vías de escape para casos de emergencia,  estos son caminos sin obstáculos que permiten la salida de la edificación de manera segura. Para que las vías de escape sean aprobadas por las autoridades competentes y evitar multas, es necesario que cumplan una serie de requerimientos.

Requerimientos para una vía de escape

Una vía de escape segura debe presentar una serie de características, las cuales deben ser consideradas por el cerrajero que sea contratado para dotar esta salida de los requerimientos básicos:

  • Una vía de escape debe ser una estructura permanente de las edificaciones.
  • La puerta de salida debe estar elaborado en materiales altamente resistentes al fuego.
  • La cantidad de salidas de escape debe ser acorde a las dimensiones de la estructura, se estima que la distancia entre cualquier punto del salón y una puerta de emergencia no debe exceder los 30 metros, de esta manera garantiza la evacuación de todas las personas presentes al momento de una emergencia.
  • Las vías de escape deben dirigir a las personas que se encuentren en la edificación hacia el exterior de manera segura.
  • Las puertas deben ser fáciles de abrir por cualquier persona, sin la necesidad de utilizar llaves o alguna herramienta.
  • La ruta de salida debe tener pasamanos instalados en toda la ruta, esto evitará caídas que puedan complicar el escape.
  • Deben estar plenamente identificadas, de tal manera que puedan ser visibles desde cualquier punto del salón, incluso si el área es oscura, como las discotecas, deben presentar letreros bien iluminados.

Elementos básicos para una vía de escape

El cerrajero que contrate para acondicionar su vía de escape está capacitado para instalar los siguientes equipos:

Barra anti-pánico. Consiste en un dispositivo que permite una apertura fácil y rápida de la puerta ante cualquier emergencia, como un incendio o cualquier otra catástrofe, se trata de una barra para ser instalada de forma horizontal en la puerta de la salida de emergencia o vía de escape, y para poder abrir la puerta, sólo es necesario empujar esta barra.

La barra anti-pánico cumple la función de la manivela de una puerta, y cuando se empuja, los picaportes que se enganchan en el marco y el suelo se desencajan, permitiendo que la puerta pueda ser abierta.

En la actualidad existen otras alternativas a la barra, como el sistema de liberación automático, el cual permite que la puerta se desbloquee de manera automática al detectar humo, el incremento brusco de la temperatura, al recibir una señal del personal de seguridad, entre otros.

Puerta corta-fuegos. Este tipo de puerta presenta una serie de características especiales que la convierten en la mejor opción para ser instaladas en las salidas de emergencia, y es que ellas permiten que se retarde e incluso pueden impedir la agresión del fuego.

Son puertas con aislamiento térmico, el cual impide el avance del fuego, mitigando las elevadas temperaturas en la cara que está expuesta al fuego. En cuanto a la cara fría, ésta impide la inflamación del mobiliario que se encuentra cerca de la salida.

También permite el aislamiento de gases y humos, sin embargo, para que la puerta cumpla de una manera efectiva esta característica, debe recibir un mantenimiento adecuado de manera frecuente.